miércoles, 1 de mayo de 2013

Reflexiones de la semana

En los días NO cualquier SÍ es una bendición

¿No os habéis dado cuenta? Si pensamos un poco podemos encontrar los Sís en los días No, solo hace falta un poco de objetividad y pararse a ver que es lo que ha fallado para que el día "mierda" sea un día perfumado a flores.

Poniendo un ejemplo claro os cuento una pequeña historia:

<<17hs
Desde que había llegado al trabajo, Viviana, no había dejado de repasar los puntos de la reunión.
 La venta del producto era clave para las cuentas de la empresa muy dañadas por la crisis económica en la que estaba inmersa todo el país.
La venta del producto era muy factible, no debería de causarle problemas la negociación. Carlos, su compañero y ella había trabajado mucho los últimos días para que estuviera a punto. Tenían todas las cuentas claras, la ventajas y lo que más interesaba a la empresa compradora, los ingresos resultantes por adquirir el producto.
Un software de fotos, que hacia de su edición y adaptación a distintos formatos un paso fácil y muy rápido. La compañía Akson tenia una gran franquicia que englobaba productos fotográficos, ordenadores y móviles. Era "pan comido" expresión que usó su jefe la mañana de la reunión.

18hs
La reunión estaba por comenzar, con un poco de retraso ya que el avión de los Akson había llegado con retraso, debido al temporal.
Carlos tenia una cara de preocupación, le sudaban las manos y la frente. Miraba una y otra vez a Viviana. La envidiaba, joven, segura de si misma, audaz y muy inteligente. Captaba todas la ideas al vuelo. El hombre de cincuenta años, con una gran carrera a sus espaldas pero en declive, no le quedaba otra que ir detrás de la excelente compañera.
Ella, en cambio, a pesar de ser muy amable con Carlos, en ocasiones le veía como una carga, un freno a su carrera, no estaba a la altura. Pero su nobleza de espíritu no le dejaba hacerle mal ni intentar competir contra él, todo lo contrario, escuchaba con paciencia sus equivocaciones y se las intentaba explicar con delicadeza.

19hs
"¿Como había podido ocurrir? Estaba todo perfectamente preparado" Se preguntaba continuamente Viviana, "¿Como era posible que Carlos hubiese fallado? Sabia que decir en cada ocasión, recordaba todas las respuestas estudiadas por ellos durante la ultima semana"
Carlos había fallado. Se había quedado en blanco, titubeó por unos instantes en el momento más importante de la reunión, lo justo para que los Akson empezaran a dudar de la verdadera fiabilidad del producto. Viviana intentó arreglarlo pero ya era tarde. Habían perdido la venta.

21hs
Cansada y decepcionada volvía a casa. No había tenido ni ganas de discutir con Carlos, a pesar de que la había ofendido mucho cuando había intentado echarle las culpas a ella "No me has ayudado nada", "No me dejaste el terreno allanado para que pudiera hacer bien mi trabajo" Había dicho delante del jefe. Ella estaba tranquila de que había hecho todo lo posible por salvar la situación, el jefe lo había visto todo por la webcam y le dio la razón a ella sin quitársela a él, ya que eran muy buenos amigos. Salvado el puesto de trabajo, no hacia más que pensar lo que había perdido por culpa de otra persona.
Su hermana la esperaba con impaciencia. Cuando le contó lo sucedido, se enfadó mucho. No podía creer que Viviana no hubiera puesto en evidencia la poca capacidad comercial de aquel tipo.

22hs
Ricardo estaba muy pensativo. Mientras Viviana le había contado su horrible tarde. Él la intentaba escuchar con atención pero en su mirada había algo que no era igual que antes. Después de cenar se sentaron en el sofá para ver una película. No era especialmente buena pero por lo menos no tenia que evitar mirarla a los ojos. Llevaba demasiado tiempo con pensamiento de hacerlo pero no tenia el valor de hacerlo. No quería hacerle daño. Pero sabía que era inevitable. Hoy la dejaría. Se había estado viendo varias veces con una amiga y se sentía mucho más atraído por ella que por Viviana.
"¿Que te pasa, hace tiempo que te noto extraño, pero hoy más que nunca?" Le preguntó ella cuando estaban por irse a dormir. "Estoy cansado" fue su respuesta. Ella, que le conocía muy bien, comprendió inmediatamente a lo que se refería. "¿Quieres dejarlo?", "Creo que sí"
La noche continuó entre lloros, reproches, insomnio y abrazos consoladores. Ricardo no le habló de su nueva amiga, solo le dijo que ya no sentía lo mismo, que aparte de eso era una persona que se había portado muy bien con él y que se había sentido muy bien a su lado. Ella no para de preguntarle qué había hecho mal para que la dejara sin una razón aparente. Tenia ganas de pegarle, gritarle, odiarle, morderle, echarle de casa, hacerle daño tanto como él le estaba haciendo, incomodarle. Pero no pudo, no le salia. En otras ocasiones, con otros hombres, lo había hecho y no había funcionado, el problema es que lo contrario tampoco estaba funcionando.

5hs
Viviana se despertó con los ojos inchados de tanto llorar. Ricardo a su lado todavía dormía. Ella lo miraba y no era capaz de encontrar una razón para luchar por él que no fuera el hecho de quedarse sin pareja, de alguien que le hiciese compañía y sobre todo por su orgullo herido.

7hs
Ricardo se levantaba para ir a trabajar, Viviana se hacia la dormida esperando una muestra de afecto del que ya era su exnovio y llegó en forma de ultimo beso en los labios, costumbre antigua entre ellos antes de irse al trabajo. Ella no se movió. le dejó hacer esperando un "Lo he pensado mejor y te amo mucho como para dejarte" pero no llegó. Mientras él cogía sus cosas, ella le dijo "Siento no haber estado a la altura, te quiero".
Con un gran sentimiento de culpabilidad sintió las lágrimas en sus ojos, salió sin despedirse.

15hs
 El día había transcurrido sin gran actividad, ella miraba la pantalla del ordenador pero no veía los números. El director les había llamado a su despacho "No te vengas abajo por lo de ayer" le había dicho cuando estaba por salir del despacho, mientras la miraba tiernamente. "Le puede pasar a cualquiera, no está todo perdido. Si me necesitas para lo que sea yo estoy aquí".
Ya en el coche, repasaba la conversación con su jefe. De repente vinieron a la mente los momentos de la fiesta de Navidad de hacia un año. Él le había propuesto ascender en la empresa como su ayudante unos días antes y cuando le pidió hablar en un lugar más tranquilo de la fiesta, ella pensaba que le iba a pedir una respuesta. Se quedó de piedra cuando lo que recibió fue una proposición formal de salir y empezar a conocerse. No supo qué decir. Respondió que tenia pareja desde hacia unos meses y que lo sentía mucho. Cuando regresó de sus días de descanso de Navidad, ella respondió que no a su propuesta de ascenso, a pesar que él se disculpó varias veces por si su comportamiento había sido excesivo y le dijo que estaba ya olvidado, que el puesto era suyo si quería. Ella de todas formas lo volvió a rechazar.
Hoy él le había vuelto a mirar del mismo modo que en la fiesta. Una mirada de hombre fascinado y enamorado. Intentó quitárselo de la cabeza, ella estaba muy disgustada por lo sucedido con Ricardo.

17hs
 Después de una hora y media de gimnasio, fue a sus clases de Violín. Formaba parte de una pequeña orquesta que de vez en cuando hacia recitales en algunas fiestas. Su desconcentración y cansancio por haber dormido poco, primaron durante todo el ensayo. No podía concentrarse en los pasajes difíciles y en los fáciles se equivocaba constantemente.
El director,de la orquesta, Don Ramón, un señor mayor y con todo el pelo blanco muy despeinado vestido de forma anticuada, se había acercado a ella en varias ocasiones para corregirla pero ella no lograba mejorar su ejecución "hay días No" le dijo él dibujando una sonrisa amable en su arrugada cara. Cabizbaja salió del aula al terminar pero El director la paró y le pidió un tiempo para hablar. Ella se asustó bastante, no eran muy exigentes pero en ocasiones como esta, el nivel de Vivana dejaba mucho que desear, incluso para esta orquesta.
"¿Has tocado alguna vez música barroca?" le preguntó Don Ramón. Extrañada por la pregunta no esperada le contestó que hacia siete años que había tocado a dúo una versión de las cuatro estaciones de Vivaldi. "Me sirve, mañana vente antes al ensayo y comenzamos a preparar el segundo violín de La cetra de Vivaldi". Con un gesto de cabeza ella aceptó la propuesta y amablemente se despidió.

20hs
Su hermana había preparado una gran cena, había sabido de la noticia de la nueva soltería de Viviana y quería consolarla. Después de comer empezaron a hablar, Viviana le contó sus ultimas 24 horas desastrosas. Julia, su hermana, se quedó pensando un poco en todo lo que le había contado Viviana y entonces le dijo:

-Creo que has tenido un día maravilloso, como te envidio.
-Pero ¿Qué dices? Cagarla en el trabajo, que tu novio te deje y te des cuenta que que nunca te ha querido, y no dar ni una en el ensayo. ¿Como crees hubiera estado peor? ¿Rompiéndome una pierna en la cinta del gimnasio?
-¿No te das cuenta? ¿Es que no has visto que ha sido un gran día?
-No
-Tu jefe te defendió frente a un compañero incompetente, te felicitó por tu trabajo y te confirmó que tu puesto lo tienes merecido por ti misma. Por su propia voluntad se ha alejado una persona de ti que no te aprecia, ni te quiere y tampoco te valora. Tu solo has tenido que escuchar y dejar que se marchara. Mejor tener lejos a una persona que ha jugado con tus sentimientos ¿no? En cambio, sabes que no estás sola, me tienes a mi y... bueno yo creo que tu jefe sigue muy interesado en ti. Él te valora no solo como mujer atractiva, que lo eres y mucho, también lo hace como profesional y como persona. Creo que le gustará saber que estás de nuevo disponible, para el puesto y para algo más... Y para terminar tu fantástico día, el director de la orquesta te propone como !!!solista!!! ¿No es genial? Tu día No está lleno de Sís.>>

Esta es una historia creada por mi, para como ejemplo de lo que quiero decir, Viviana era afortunada de tener a la inteligente Julia como hermana, que podía ver las cosas de manera objetiva y de manera más global. Me quiero referir al valor que le damos a las cosas que nos pasan. Las Importantes (con mayúscula) son las que perduran en el tiempo. Las importantes todas las demás. Historias de amor pasajeras, problemas en el trabajo ligeros, momentos malos, en definitiva, días No, no tienen importancia en comparación con todos los días que hay en una vida entera.

Por suerte para Viviana, ella tenía un buen carácter y no empeoró las cosas con mal genio. Si lo hubiera hecho, lo más seguro es que hubiera perdido las oportunidades que vinieron después de los malos ratos. Que se estropee un negocio no es importante, sí lo es que te aprecien en el trabajo, que tu pareja te deje, no lo es, sí encontrar alguien que te ama, tener poca concentración en alguna habilidad algún día, no lo es, sí el hecho que te seleccionen para hacer algo más importante.

Digamos que yo en esta semana  también he tenido un día No, que me ha hecho estar de capa caída por otros dos, pero reflexionando sobre mi día No, he descubierto algunos Sís y su significados. El valor que tienen en lo global/temporal, mientras que en entendido que yo estaba mal por las cosas  pequeñas/momentáneas.

Darse cuenta que de TODO se puede aprender y mucho más de lo malo que nos pasa es algo, que por fortuna, me lo enseñó a una edad muy temprana mi padre, lo malo que no lo he puesto en practica hasta hace poco. Aprender de los errores, y de los aciertos, alegrías y sufrimientos, de los Nos y Sís

Así pues:

¡A buscar los Sís!


No hay comentarios:

Publicar un comentario